¿Cómo usar el cronógrafo de un reloj?

febrero 27, 2017

¿Cómo usar el cronógrafo de un reloj?

Aunque parezca mentira, el cronógrafo es uno de los elementos más populares en el mundo los relojes, pero también es uno de los más infrautilizados. Si bien es cierto que la gente joven busca relojes que incluyan cronógrafo, la mayoría de usuarios no sabe cómo utilizarlo o sacarle el máximo rendimiento.

Un buen cronógrafo puede aumentar significativamente el precio del reloj y por eso hay que comprender bien sus funciones. Habitualmente, se utiliza mediante tres botones: start, stop y reset según sus nombres en inglés. Mientras que algunos relojes solo pueden grabar hasta un máximo de sesenta minutos en los modelos más sencillos, otros pueden llegar a las 24 horas.

La función de grabación es leer los registros de la esfera del reloj. Estos registros de la cuenta de tiempo recogen los segundos, los minutos y las horas cuando el pulsador está activado.

  • Iniciar la sincronización

Se pulsa el botón start para iniciar el temporizador. Cuando se inicia el cronómetro, la manecilla más larga empezará a moverse, como señal de que el registro está en curso. Por cada vuelta completa que dé la manecilla a la esfera, se registrará la cuenta de un minuto, y así hasta que se detenga el tiempo.

  • Detener el tiempo

Se pulsa el botón stop para detener el temporizador, aunque en algunos modelos es el mismo botón el que realiza las funciones de inicio y parada. El total de tiempo transcurrido quedará registrado para que el usuario lo consulte. La cantidad de tiempo que se registra depende de las capacidades del reloj.

  • Poner el contador a cero

Se pulsa el boton reset para poder reiniciar la cuenta y empezar desde cero. La actividad se puede realizar tantas veces como se quiera, aunque un uso excesivo podría afectar a la duración de la pila.

El cronógrafo ha sido desde siempre una característica muy a tener en cuenta y las grandes firmas de relojes intentan mejorar sus prestaciones en este sentido. Cada vez se utilizan más los relojes de gama media-alta para actividades deportivas, donde más útil resulta el cronógrafo.

De hecho, algunos cronógrafos también cuentan con un taquímetro, lo que permite al usuario calcular la velocidad en función de la hora de registro y la distancia recorrida en función de la velocidad. El taquímetro es la escala de los números que aparecen en la parte exterior del reloj. Normalmente, la escala suele dividir la duración del evento en cuestión a partir de los segundos y el número de veces que el evento ocurre en una hora.

No cabe duda de que el reloj ha dejado de ser un simple instrumento para conocer la hora actual, sino que cada vez ofrece más servicios, como podemos ver en los relojes inteligentes. La fusión entre tecnología mejorada y tradición es lo que concede a los relojes un valor añadido y de distinción en un mercado tan explotado como este.