Curiosidades que no sabías sobre los relojes Casio

enero 16, 2017

Curiosidades que no sabías sobre los relojes Casio

A pesar de que el mercado actual de relojes ofrece un enorme abanico de posibilidades tanto para hombre como para mujer, hubo una época, concretamente la década de los 90, en que los relojes Casio eran todo un referente. Tradicionalmente, se ha considerado los relojes de oro o los fabricados por las principales marcas suizas (Rolex, Omega, TAG Heuer, etc.) como los mejores, pero la firma japonesa supo fabricar un producto adecuado a todos los bolsillo que se convirtió en un elemento cultural más de aquella época.

Los precios asequibles eran uno de sus grandes atractivos, al mismo tiempo que eran cómodos y resistentes tanto al agua como a los golpes a los que acostumbraban los jóvenes y amantes del deporte. Los relojes de cuarzo de la marca japonesa salieron al mercado en la década de los 80, aunque fueron los modelos G-Shock y F-91W los que marcaron una antes y un después en el mundo de la relojería. Aunque su mayor éxito venía de los clientes más jóvenes, personas de todas las edades optaban por un modelo ligero y funcional como F-91W. De hecho, se han vuelto míticas las fotografías de Osama Bin Laden o Barack Obama con estos relojes.

      

Ese icónico modelo tenía algunas curiosidades dignas de destacar, como el display de todos los caracteres posibles al apretar los cuatro botones. Hoy en día, no hace falta recurrir a Casio para encontrar relojes baratos online que no descuiden la calidad.

El cronómetro era uno de los puntos fuertes del F-91W. Por alguna extraña razón, se puso de moda un juego muy simple y curioso, pero a la vez adictivo: consistía en iniciar el cronómetro y tratar de detenerlo justo un segundo después, para tener un 1 y todo ceros. Si no lo conseguías, lo intentabas con el 2, con el 3, etc. Puede parecer algo muy simple y verdaderamente aburrido, pero hay que pensar que en los 90 no existía Facebook, Instagram, la PlayStation 4 o lanzar una botella e intentar que caiga de pie. Eran otros tiempos, sin duda.

Pero, según los expertos, las características del F-91W no solo lo convierten en un complemento lúdico, sino que un análisis de un periódico tan prestigioso como The Guardian afirmaba que el mecanismo de este reloj podía ser reutilizado para crear una bomba, de ahí que sea tan apreciado por la gente de al-Qaeda.

Conspiraciones aparte, es cierto que hoy en día, en pleno 2017, las prestaciones de un reloj como este nos parezcan un tanto básicas, y de hecho ofrece casi lo mismo que un móvil: hora, alarma, luz, cronómetro... ¡Pero su batería podía durar hasta 7 años! Un cuarto de siglo después de su creación, Casio continúa elaborando tres millones del icónico modelo al año, y las compras proceden tanto de nostálgicos que tuvieron uno en su infancia o adolescencia como de hipsters que aprecian el valor del F-91W como quien se compra un coche antiguo o un mueble de hace dos siglos.

A pesar de que su mejor época ya pasó, todos los amantes de los relojes guardan un rinconcito en su corazón para Casio, que también hizo historia al crear la QV-10, la primera cámara digital con pantalla TFT. Sin duda, unos visionarios estos japoneses.